Agoncillo

Vista nocturna del patio de armas.

Estado del castillo hace unos años.

Vista nocturna interior.

Detalle exterior.

Detalle posterior.

Detalle interior.

Salón de Plenos.

Castillo de Aguas Mansas

Declarado Monumento Histórico Artístico Nacional (año 1983), fue construido en piedra de sillería en diversas épocas (siglos XIII, XIV)

Planta rectangular con torres en los cuatro ángulos, unidas por cortinas; sobre la puerta principal de entrada el escudo de la Cruz de Calatrava.

La recuperación total del castillo de Aguas Mansas, para sede de los servicios municipales del Ayuntamiento de Agoncillo, ha conllevado un largo proceso, cuyo inicio efectivo se remonta al año 1989, cuando la Consejería de Cultura del Gobierno de La Rioja, de acuerdo con aquel Ayuntamiento, decide intervenir para salvarlo de la ruina. Un plan especial fechado en 1979 ya valoraba el castillo y proponía la liberación de las viviendas adosadas que ocultaban su visión. Tras ser declarado monumento de interés Histórico-Artístico Nacional en 1983 se procedió a la adquisición de la propiedad por parte del Ayuntamiento que, paralelamente, inició un proceso de adquisición de las edificaciones que lo envolvían, para su demolición. La Consejería de Cultura a su vez encargó la primera fase del proyecto, consistente en la restauración de la fortaleza, a Jesús Marino Pascual Vicente.

La importancia de su recuperación se entiende por ser quizá la pieza de arquitectura civil medieval más importante de La Rioja. Valorar el delicado y comprometido trabajo de restauración implica establecer la ineludible comparación entre el resultado final y el estado de degradación en que sobrevivió el castillo con sus innumerables transformaciones, que tan difícil y tortuosa hicieron la lectura del mismo. El deterioro fue en aumento en el siglo XX, con las actuaciones más duras y de peor gusto, siendo muy acusado en los años previos a la intervención: elementos de la sillería fueron utilizados para otras construcciones y los huecos originales se destrozaron para "mejorar las condiciones de soleamiento de unas estancias incoherentes con la concepción original del edificio". Según se destaca en el extracto de la memoria, el abandono a lo largo de muchos años había afectado también a cubiertas, forjados, a las torres de la fachada de acceso y muros este y oeste, de los que habían desaparecido almenajes y adarves. Se conservaban, no obstante, en estado aceptable los matacanes de las dos torres posteriores, y los muros exteriores presentaban buen aspecto "de solidez y planeidad".

La imagen del interior es una convivencia entre la historia y la modernidad. Lo antiguo y lo contemporáneo conviven también a través de los materiales empleados: los solados se alternan en mármol, madera o linoleum según la nobleza y uso de cada recinto; materiales modernos, como el composité de los antepechos, el vidrio y el acero, se codean con la madera y la piedra de sillería. Todo lo acristalado hoy fueron ayer muros de adobe y ladrillo con entramado de madera original. La perfilería de acero ha sustituido al pie derecho de madera de aquel. En palabras de Pascual Vicente, "la tecnología de hoy ha sido utilizada para poner en valor los elementos históricos del castillo", como la Torre del Homenaje, ese gran cuerpo vertical al que confluyen elementos horizontales que acentúan, todavía más, su verticalidad. Además, la planeidad y la brillantez del vidrio refuerzan la robustez y textura de la piedra.

En la actualidad se encuentra restaurado, y habilitado como Casa Consistorial.

Visitas guiadas al Castillo:

- Enviar un correo electrónico a administracion@aytoagoncillo.org

- Llamar por teléfono al 941 431 007 (en horario de oficinas)

Fotografías realizadas antes de las obras de rehabilitación

Fotografías realizadas tras la ejecución de las obras de rehabilitación